El municipio de Cerrito, Santander, se encuentra en emergencia ante las graves afectaciones que se han registrado por una creciente súbita.

El director de Gestión del Riesgo, Fabián Vargas, explicó que desde la parte alta del páramo del Almorzadero se registró una fuerte lluvia que represó algunas quebradas originando así una creciente súbita

Con los funcionarios de Gestión del Riesgo se adelanta la evaluación de los daños y el análisis de necesidades de las familias que resultaron afectadas.

El funcionario indicó que la emergencia se presenta en las veredas Corralfalso, Mortiño y Hato del Padre.

Por esta razón hubo afectaciones en puentes peatonales, postes de energía y vías terciarias.

El director de Gestión del Riesgo manifestó que sobre el río Servitá, el cual desciende del páramo se mantiene monitoreo, con el fin de alertar a la población y evitar lesionados o pérdidas de vidas humanas.

“Podría presentarse un desbordamiento hacia el casco urbano, en donde se mantiene el riesgo de represamiento por los deslizamientos en los taludes”, enfatizó.

En toda la zona se está haciendo un barrido para establecer el monto de las pérdidas y la rehabilitación de los puentes peatonales, los cuales son importantes para la comunidad que en estos momentos se encuentra incomunicada.

El funcionario manifestó que de igual forma se mantiene un monitoreo en los sectores La Libertad y La Palma del municipio de Oiba, en donde se registró una granizada, la cual generó graves afectaciones en viviendas.

En esas zonas hubo pérdida de cultivos de plátano, café y cítricos, así como la afectación a varias viviendas, sumo al corte de electricidad por el desprendimiento de redes de energía.

.